Computación Cognitiva

La Computación Cognitiva es un enfoque científico que basa sus avances en los resultados obtenidos a través de la interrelación entre disciplinas como la Inteligencia Artificial y la Psicología Cognitiva, dos campos que fusionan sus conocimientos a través de una metodología de estudio basada en la evidencia científica. El objetivo de esta disciplina es el desarrollo de productos sujetos a la innovación con un funcionamiento que se sustenta en la base de conocimiento que a día de hoy se conserva sobre el cerebro humano, su estructura y sus procesos cognitivos subyacentes. La finalidad última de la Computación Cognitiva es comprender la inteligencia humana, aplicarla a una máquina y que le sirva a las personas de forma que supere sus limitaciones y amplíe numerosas perspectivas en su forma de entender el mundo y de relacionarse con él.

La industria del sector tecnológico se encuentra en continua revolución con la aplicación práctica de los hallazgos obtenidos en la Computación Cognitiva. Las grandes corporaciones, nacionales e internacionales, mantienen sus apuestas por el desarrollo e innovación de productos capacitados de inteligencia, de forma que a medida que la Ciencia avanza surgen nuevos dispositivos y aplicaciones que facilitan la vida del hombre, especialmente en la resolución de problemas y en la toma de decisiones. Actualmente el valor práctico del conocimiento adquirido en el campo de la Computación Cognitiva resulta inmensurable debido a la gran trascendencia que está obteniendo a nivel individual y colectivo, tanto en áreas de la salud como de las organizaciones.

Los últimos desarrollos que han sido propuestos para su comercialización en el sector tecnológico han despertado el interés de especialistas de diversas disciplinas, principalmente de áreas emergidas en el trabajo, el marketing, la banca, el comercio, la educación y la salud. En el ámbito de la neuroergonomía, enfoque que pone en práctica los conocimientos sobre el cerebro para mejorar la interacción hombre-máquina, se desarrollan dispositivos para el control de variables psicofisiológicas con la finalidad de predecir estados cognitivos específicos. También apuesta por la realidad virtual para su aplicación en la seguridad laboral, en el entrenamiento de tareas y en el tratamiento psicológico del trastorno por estrés postraumático, de ansiedad y de fobias específicas. El reconocimiento de rostros, de las emociones y de los gustos y preferencias de usuarios supone asimismo un gran reto que se encuentra al servicio del hombre.

Como Ciencia aplicada a la Psicología, Praxia se encuentra comprometida con las insuficiencias inherentes en el sector con la finalidad de comprender los mecanismos implícitos y satisfacerlas. Su objetivo es detectar las necesidades, estudiarlas y desarrollar las estrategias óptimas para conseguir unos productos aplicables y accesibles al servicio de las personas y de las organizaciones. Asimismo, Praxia junto con sus patrocinadores y colaboradores dispone de los medios, tanto humanos, técnicos como metodológicos, para el desarrollo de toda iniciativa psicosocial y de la salud que comprenda un avance en la aplicación de dispositivos, pudiendo satisfacer las demandas exigidas de toda una industria sujeta a fuertes cánones comprendidos en un contexto fundamentado en la competencia, el rigor y la validación de todo producto como ciencia psicológica.